¿Que ocurrirá con los influencers en coronavirus?

2 13

Existen muchas inquietudes que aún no se pueden resolver respecto a la economía en tiempos de pandemia, pero mas alla de la presentación en línea, hay un nuevo negocio que podría estar estar cayendo por su propio peso, hablemos de los influencers en coronavirus.

Los seguimos porque nos encanta su estilo de vida, sus increíbles viajes, sus idílicas casas, sus memorables looks y por… ¿nada mas?. Una pregunta que sale a luz y cuya respuesta parece ser mas evidente para todos en tiempos de crisis como estos, innegables, inevitables. Es por esta misma razón que las marcas ahora se lo piensan, la audiencia lo pone en duda y la cuenta bancaria de los influencers en coronavirus se deprime. ¿Es realmente el declive o hay luz en el futuro del negocio de los influencers?

El problema de la influencia

El problema de la influencia como negocio no está en la transacción, ni en el formato, en teoría es uno que funciona. Pero nos hemos retado la teoría cuando todo el planeta se ha salido de control; los mercados están emocionales, la gente ansiosa en casa y la otra mitad del planeta en luto. Nos preguntamos  entonces TODOS, ¿qué clase de influencia es la que necesitamos ahora que nuestras vidas han cambiado para siempre?

Para 2019 se estipulaban tres clases de influenciadores, según la cantidad de personas que creían en su contenido, desde el micro hasta el macro influencer, comprobando así en el negocio, de aquellos que buscan una estrategia alternativa, que la palabra exacta no debería ser followers y  que la facturación ascendía cuando el sistema de relaciones públicas, los estudios y los estándares se afinaban. La gente real, quiere gente real, aunque consumen uno que otro cuento de hadas.

Una ventana que se abre para los pequeños en redes, lo cual lo hace mas atractivo para cualquier persona con mas de 2 mil seguidores y algo de popularidad, incrementando la oferta de contenidos y con este la competencia por trabajar con marcas con atractivos pagos. Todos quieren ser influencers, y aunque había una crítica y rechazo hacia el fervor ciego a esta figura, la libertad daba oportunidad al cotilleo, nada serio. Hasta marzo de 2020, ahora aquí lo discutible es la influencia y el aporte de sus representantes.

Hoy para los influencers en coronavirus, se basa en la cantidad de apoyo estratégico pueda ofrecer a su audiencia, ventilando el lado humano del negocio, del que mucho no pueden presumir por su calidad o sentido común.

La caja registradora

Siendo un momento duro en la economía, retails, inventarios estacionados y donaciones, las marcas podrían no estar seguras de invertir en cualquiera que no se sepa manejar un mercado emocional, un mercado que ya no está deslumbrado  porque sus influencers pasen la pandemia en su casa de campo, porque tomen sol y muestran su cuerpo perfecto. El armario tampoco es una excusa y luego de un mes, mes y medio en algunos países, tampoco lo son los tutoriales de maquillaje que no pueden diferenciarse unos de otros. Si no hay influencia minima y no hay publicidad si quiera, no hay transacción. y eso es un problema que podría desesperar a aquellos que han pensado que ser influencer era un carrera, pero afectará aún mas a los que realmente se lo han tomado como trabajo principal.

No hay  viajes patrocinados en fotos en lugares paradisíacos o habitaciones de hotel para los influencers en coronavirus, no hay photoshoots editoriales, las campañas pendientes con influencers de los PR de las marcas están congelados, los contenidos basados en talentos se agotan cuando todos empiezan a ser similares y la audiencia se quema en redes sociales. Es que si Twitter o Instagram son la unica plaza pública donde se puede van a socializar en pandemia, ahora el público no se quieren juntar con cualquiera con el que no puedan realmente tomarse un café o tener una conexión real. Las relaciones tóxicas no facturan, las marcas lo saben y cuando es tiempo de cuidar el dinero, no hay inversión que valga la pena.

Y si, en tiempos de self care, mindfulness, super hábitos, wellness, nesting y burnout todos estamos combatiendo las relaciones tóxicas, ¿porque entonces deberíamos seguirlas teniendo con personas con las que no tenemos interese comunes y que solo estan de relleno, además en el momento en el que menos le necesitamos?

Del otro lado del barco…

¿Porque los creadores de contenido, y los influencers en coronavirus deberíamos seguir hablando de temas que solo valen por un like, basados en una estrategia que podemos engañar por sobre el protocolo social y no por retarnos a ser nosotros mismos, mejores creativos, mejores personas? El esfuerzo, la creatividad y la autenticidad debería ser directamente proporcional a la relación saludable que tenemos con nuestra comunidad de manera multilateral. La consecuencia de esto debería ser una transacción, si. Pero no la motivación y mucho menos el intermediario. El negocio está todo mal planteado y ahora está al descubierto. Desnudo. No hay ornamentos y todos lo ven.

Sí, hubieron casos donde la caja registradora se detuvo y se inventaron sistemas bastante patéticos para colectar dinero de aquellos que se han acostumbrado a que llegue facil. ¿Vender abrazos online?¿ Really?

 

¿Existen los influencers en futuro?

¡Por supuesto!, y de hecho el pronóstico es el mejor de lo que esperábamos para ellos. La figura teórica de los influencers en coronavirus, son la pieza clave para unir el lado humano de las marcas con sus consumidores y puede ser muy rentable para todos los involucrados. Solo si hace bien la flecha de la gráfica asciende para todos. no hay vuelta a los lados ni camino cortos ahora, lo que nos recuerda cuales son los postulados base para esto.

  • Es un trabajo real, se requiere esfuerzo de creatividad, innovación, relaciones públicas, equipos, skills, investigación. Debe serlo,  el resultado ya no puede ser adornado por nada. Las personas estarán prestando cada vez mas atención y esperan algo increible de sus héroes de redes sociales.
  • Las marcas conscientes de ellos, deberán pagar mas y mejor por aquellos contenidos y personajes que realmente conecten con las personas, sean creativos y representen a las marcas, seleccionando calidad por encima de cantidad, que en este momento la audiencia está exigiendo y que esté a la altura de la situación humana sin abusar de ella.
  • En consecuencia, todo el ecosistema involucrado se regula, los fotógrafos, editores audiovisuales, retocadores, los relacionista públicos, bookers y estilistas que deberían sobresalir, trabajarían con influencers en la producción para mejores contenidos. El esta teoría lo harían por su talento y capacidad de producir proyectos increíbles y no por su capacidad de ponerle crema batida a todo. Delicioso pero poco saludable.

A riesgo de sonar como una idea utópica y naive, resulta que la «influencia», con una transacción de por medio, debe subir su calidad y cualidad cuando todo está difícil, esto viene acompañada de grandes ideas con meticulosas producciones, que generan la calidad por la que las marcas están dispuestas a pagar, que involucran equipos de trabajo, que además hibridan ideas, que le dan valor al talento real, ese que la gente aprecia ver. Tal vez un poco mas que el duodécimo tutorial de smokey eye del día o un acompañamiento de yoga, tambien el duodécimo del dia.

Los analistas que aseguran a este como un mercado emocional y una economía inestable, las marcas ya no se relacionan con su público mediante complejos sistemas de retails off line. La inversión debe ser on line. Decide o muere, la pandemia no se acabará pronto, las decisiones no deben ser recortes sino de estrategias, justo cuando la figura humana de alguien que se parece a todos nosotros se presenta como solución a quien seguir, para tomar decisiones inteligentes respecto a nuestra vida y compras.

Ya nadie quiere jugar a los cuentos de hadas, con algunos meses mas de distanciamiento social, el futuro prometido para los influencers en coronavirus como negocio, solo se hará realidad cuando estos suban la calidad, las marcas enrolen un nuevo y acertado listado de productos para el que no estaban preparados. Será inevitable que la audiencia exija mas. y la verdad es que esto aplica para todo tipo de marketing, La relación contenido producto nunca había sido tan humana en este momento y el distanciamiento físico es solo un decreto de los gobiernos. Solo tendremos éxito cuando entendamos que estar on line, hoy, es tambien una responsabilidad de la que no hay distanciamiento social.

 

2 Comentarios
  1. Morella Fuentes dice

    Me lo leí con cafecito en mano, excelente Artículo Mari muy asertado!

    1. MariTe Delgado dice

      Lo mas importante para nosotros es:
      – Que ese café estuviera muy bueno acompañado de esta lectura.
      -Que este contenido se te haya hecho muy útil y que te funcione para tu negocio a futuro.
      Te invitamos a estar atenta a los siguientes contenidos, respecto a la nueva normalidad que regirá a la moda para los próximos meses, en lo diferentes agentes que crean la misma.
      Gracias por el articulo referencia.
      Un abrazo fuerte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.