Ninguna marca puede comprar el estilo propio

Este es un articulo IMO de MariTe Delgado. Editor jefe de Hyde One Magazine

73

En modo reflexivo, en tiempos de influencers, el estilo propio empezó a ser un concepto abstracto y obsoleto en sus purismos, ir con el trend es lo de hoy. Los Centennials se esta perdiendo de la realidad de este concepto de estilo propio, aunque la pregunta es Millennials y Baby Boomers de la industria, ¿Lo estamos olvidando tambien?

Mientras más temporadas se hacen cíclicas, y más lanzamientos deben hacer las empresas anualmente para mantenerse en la industria, la moda deja un poco de su arte para ser solo un negocio. Muchas de las grandes casas de moda, que trabajan dentro de la vorágine de las tendencias, tambien proclaman la moda como una expresión en masa y al mismo tiempo un expresión personal. Ideas que parecen antagónicas.

Sin embargo, cuando hablamos de tendencias en la nueva era, hablamos de Internet y los reyes del estilo y la moda en redes sociales son los Influencers. Pero sabemos que el papel de los influencers hoy es un negocio más que una expresión personal. Cientos de marcas les hacen atractivas propuestas que estos no rechazan a favor de sus cuentas bancarias, pero que empiezan a poner en duda de que va este concepto de estilo, como se conjuga con la publicidad y luego como nosotros mismos nos vemos reflejados en ellos como ejemplos a seguir de éxito y personalidad.

Y es allí, ese punto de equilibrio en donde se encuentra la interrogante de la moda: ¿Cuánto cuesta el estilo hoy y que es el estilo propio,  en tiempos de influencers?

 

Hablemos del concepto estilo de hace unos años

HBO estrena para noviembre 2019 el documental «Very Ralph» en donde relatan la vida del diseñador estadounidense Ralph Lauren. llama mi atención la trayectoria y carrera del Ralph en la moda como pionero y basicamente creador del streetwear contemporaneo. Sin embargo la pantalla me muestra algo mas interesante que solo colecciones de moda: a su musa. Mucha de la producción de HBO relata respecto a la esposa de Ralph, Ricky Lauren. Inspiración matriz para la creación del streetwear como hoy conocemos.

El documental muestra algunas cintas caseras que relatan el nacimiento de la marca RL y POLO, mientras, es recurrente ver a esta musa rubia sencilla pero irreverente, la esposa de Ralph. Esta mujer podría describirse como la bandera de paz entre Inglaterra y Estados Unidos en cuanto a estilo. Ricky Lauren no tiene miedo a usar ropa de hombre, que mixta con ropa deportiva, lentejuelas, jeans, camisa blancas y accesorios extravagante. Nada innovador debo admitir, pero no puedo dejar de verla, me encanta esta mujer sencilla, y empiezo a entender, que lo extraordinario en ella no esta en sus looks. Ahora sé porque ha sido a musa de TODAS las colecciones de Ralph de mujer.

Hermosa.

Nada de eso se compara con las fotos de street style que se toman afuera de los desfiles en temporada de Fashion Week. Looks  que lucen los influencers patrocinados por marcas para que se muestren en los eventos, vendiendo su estilo para crecer en la industria, y cuya resultante es un sinfin de cosas juntas sin sentido bajo la excusa de creatividad y el concepto tergiversado de eclecticismo. Nadie lo quiere admitir públicamente, pero esto es tan recurrente, que se volvió la señal inequívoca que, en esta era parece que el dinero le gana a todo. ¿Incluyendo al estilo propio?

Y es en ese momento que Carolina Herrera se para en mi hombro y se empieza a volver la voz de mi conciencia, refiriéndome a sus declaraciones en LAFS, repitiendo en mi oído,  que todas las influencers hoy se ven igualitas.

 

Hablemos del raro concepto de estilo hoy

Las cientos de estrategias, los malos enfoques, el fast fashion,  las necesidades no cubiertas, la moda por encima del diseño, la misma ropa una y otra vez, están saturando y confundiendo al consumidor.

Para muchos, pasar el rato mirando el timeline de Instagram dejó de tener sentido. Todas las fotos se ven iguales, todos se proclaman marca personal, todos anuncian productos, todos usan un filtro sepia. Las VscoGirl y los Tiktokers se reproducen tan rápido como un virus en Internet. Los zapatos blancos, la ropa deportiva, el cabello a mechones rubios y por supuesto no puede faltar, una palmera siempre les órbita por sobre la cabeza. Es la regla, es el trend, ¿es nuestro ejemplo a seguir de estilo como patrón de éxito?

Lo peor tal vez sea que esto no ocurre solamente en Instagram, basta pasear por un centro comercial concurrido de moda y observar que todo el mundo se ve igual. pero entonces porque estos conceptos son tan contradictorios ¿No es la moda para expresarse? ¿Es que todo el mundo se expresa tan igual? ¿que entonces ocurre con esto del estilo propio?

 

El estilo propio no tiene marca.

Con esta voces meditando conmigo respecto a un tema del que no se quiere hablar mucho hoy en día, reforzaba la idea de que, el estilo propio no se googlea, no depende de las tendencias, no está asociado a un grupo de profesionales que trabajen en la imagen, no esta en los influencers. Y MUCHO MENOS depende de las marcas.

Los fashion bloggers, expertos en marketing y las agencias de influencers, trabajan duro para hablar de la formula del éxito en Internet, mejoas en la publicidad y definir estilos de vidas alrededor de personas que cobran dinero solo por existir. Sin embargo el estilo propio no esta alla afuera, esta en la exploración interior para la expresión exterior y es eso en lo que se trabaja. Que puede explotarse y debe pulirse, por supuesto, pero como base de todo talento, no puede perderse por el negocio con las marcas.

El estilo nunca fue cuestión de ropa. Era cuestión de gente, era cuestión de IDENTIDAD. 

Cada vez el concepto deja de ser un nudo, y se vuelve sencillo. El estilo propio viene de adentro, y no se puede comprar nada que venga de adentro, de hecho.

Un ejemplo podría ser cualquiera, pero el caso de Ricky Lauren llama la atención porque confirma que el estilo no es un conjunto de formulas con muchos looks locos, es la magia que nos representa y viene de nuestra expresión, sin estrategias.  Otro casi similar y altamente inspirador podría ser el de Iris Apfel, su estilo no necesariamente le viene del estudio del maximalismo, viene de ella, el maximalismo es solo una consecuencia de un conjunto de características de su personalidad y es la forma en la que sus valores se reflejan.

El estilo es una magia que no viene de ser como la modelo o ser como los influencer, 

Carolina Herrera volvía a ser la voz de la razón en esas declaraciones anteriores. El estilo propio o grita, habla de manera intuitiva, no profundiza, no agita las aguas. Solo, está allí, existe y no puedes explicarlo. Una cosa muy humana. El estilo es como el arte, no puedes explicarlo, solo sentirlo. El mensaje es silente. LA MODA INTUITIVA. 

Ralph Lauren AW 2020

El estilo para creadores en la industria

La moda se divide entre quienes la consumen y quienes las crean, el estilo propio es un concepto que debemos manejar todos, pero ¿que ocurre cuando debes crear un «estilo propio» para los demás?

Hablemos sin tecnicismos: En la moda internamente, podría decirse que el estilo es una mezcla de diseño con estilismo y análisis personal, hay marcas muy expertas en esto, como Gucci por ejemplo.

Según conceptos, colección, tendencias y una estrategia de director creativo y CEO, una marca puede recrear y mostrar estilo propio, suena ambiguo presentándose así luego de todo un discurso alrededor de la magia, pero la verdad es que aquí entran al juego varios factores, el primero que el profesional diseñador es un artista, le imprime estilo propio creativo al estilo de la marca, el resto son factores con los que se organiza esa creatividad para generar negocio.

Marcas como Dior hacen moda para personas completamente diferentes a las personas que comprar Rick Owens,  que a su vez, estas personas difieren mucho a las personas que hacen su closet con Tom Ford, Schiaparelli o Yezzy. Entonces rompemos otro estigma de la industria para los decontructivos y a-esteticos, que el estilo tiene que ver con la innovación estética, la colorimetría y el patronaje de piezas, en donde el elemento de composición auténtica sobresale por mérito propio.

Todos los anteriores son solo las tecnicas efectivas con las que ejecutar piezas de ropa, editoriales, fotografías que representan un estilo, cualquier estilo.

Cuando somos profesionales de la moda no se nos debe olvidar lo mas importante de la moda y la ropa: La gente. Ellos crearan con su estilo propio la magia en ellos, dia a dia. Gente con estilo que cuando mira y sonríe te sientes en una película. No hay nada detrás de ellas, pero suena música y aparece un set de película que te transporta a su estilo de vida con solo un girar de cabeza y movimiento de su cabello. Ellos deben ser nuestras musas.

¿Te ha pasado? Dime por favor que te ha pasado y que no estoy yo desvariando en la calle escuchando música en mi cabeza cuando la gente me habla.

Ninguna marca puede comprar la forma de mirar. Ningún influencer puede comprar la forma de moverse. No se pueden hacer transacciones a través de una esencia que no existe. No se puede fingir ante una cámara, no se puede crear en una colección de una persona muy imaginaria. De una magia con miedo de vivir, de mostrarse, de ser diferente. Algo de lo que hoy en día se habla mucho pero se ve poco.

Todos lo notan de manera intuitiva, aún sin ser expertos, es lo que le da vida a la moda en los seres humanos. Lo que hace que una colección sea buena o que muchos números en Instagram representen un éxito real. Una huella.

El arte de ser arte no debería ser un negocio que se diseña para pretender que se es arte. Siempre pensaré en la Señora Rubia para eso. Se es arte solo siendo arte.

 

También podría gustarte
1 comentario
  1. Nadeska dice

    La voz de Carolina en el hombro… lo amé. No sabía sobre la esposa de Ralph, ahora mucho se explica solo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.