Las marcas tradicionales se reinventan 2.0: AVON

0 30

Si, a todos les llega la hora del cambio, aquel momento en el que hay que tomar decisiones. Es morir o crecer y luego de perder mucho dinero, AVON decide dar un paso firme y 2.0. Tarde pero seguro

Una marca de maquillaje que no crece bajo el modelo de negocios de una marca de maquillaje tradicional, Avon nace bajo un esquema que viene de la venta directa entre un influencer y un consumidor, antes de que la industria popularizara el tema. Una idea preciosa para el siglo 20 y no solo por el esquema de ventas y distribución del producto, por primera vez una empresa de maquillaje no te vendía su versión de la belleza lo hacían las mismas mujeres entre mujeres.

Suena cool esto último ¿no?

Motivando a millones de mujeres a ser su propia empresa con productos de belleza que ya cotidianamente compartía con sus amigas, ahora era innovador que esto generará dinero para el hogar, con las libertades y riesgo que eso conlleva. No a todas les iba bien con el negocio de venta por catalogos, pero la verdad es que AVON como empresa seguía creciendo y generando buenas ganancias, es decir, funcionaba.

Pero ya no mas.

El abandono de muchas de estas vendedoras de productos por marcas mas atractivas comercialmente que prácticamente se vendían solas, así como los cambios de la industria, la introducción de las redes sociales al juego y una sacudida generacional, influyeron en la descapitalización de la marca, de valer $22 millones a $1.100 millones. Literalmente la empresa se había desplomado.

El tiempo transcurre y con el los cambios, que se puede decir, aún si vales millones de dólares y tienes mas de 100 años en el negocio (como el caso de Avon) la verdad se hace evidente, aquellas marcas que se están adaptando a ellos son las que sobreviven y a la larga prosperan. Cada era es diferente, cada mercado es diferente y las mas afectadas en el negocio son aquellas marcas a las que les ha costado dar el salto 2.0, que no va solo de estar online, si no realmente adaptarse a la generacion online.

El dinero está en Internet bebe.

Es por ello que Jan Zijderveld (CEO consultor de Avon) entra en el ruedo en febrero de este año para mover un poco la alfombra y poner a andar hacia arriba las finanzas del negocio. Sabiendo que para ello no se debe buscar vender mas por vender, sino generando reales soluciones y atacando el problema.

Con diversos cambios que han dejado a todos en sorpresa, desde reducir el catalogo para incrementar las ventas, lanzar líneas de productos con aspecto mas millennial (como Mark de Avon) , hasta lo mas reciente: invertir gran capital en la formación de sus representantes vendedoras para que estas se lancen de lleno al comercio electrónico y redes sociales y lo logren con éxito.

Costara dinero pero dará buen resultado.

Jan Zijderveld

Otras marcas de belleza ya lo han hecho, mediante acuerdos con maquilladores, youtubers, bloggers e influencers han expandido sus empresa de manera exponencial en los últimos años, cambiando por completo su modelo de negocios en donde ahora humanos le venden a otros humanos.

Sin embargo Avon siempre ha trabajado en ello, creyendo que la venta por recomendacion es mucho mejor que la comunicación entre el consumidor y la empresa, no se sabe exactamente porque no habían dado el salto 2.0 antes, contrario a otras marcas que nunca habían trabajado de esta manera y que si lo aprovecharon en la era del Internet.

Lo han hecho ahora, invirtiendo unos $300 millones en espera de un retorno de inversión compleja para 2021, lo que nos dice que tendremos un par de años mas para ver «la nueva revolución Avon online 2.0» que su CEO Jan Zijderveld y Jonathan Myers están buscando en Internet.

¿Lo lograran? Nos quedamos curiosos de ver que tal les va en el mundo 2.0

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.